Preguntas

¿Quién es Marita Verón?
Es una joven que fue secuestrada en la esquina de su casa el 03 de abril de 2002, cuando tenía 23 años. En aquel momento, su hija Micaela, tenía 3 años. Hoy aún la espera. Había terminado el secundario y trabajaba para mantener a su familia.

¿Quienes están involucrados en su secuestro y desaparición?
Se sabe que la policía de Tucumán no cuenta todo lo que sabe. Hay policías que la vieron y lo niegan. Hay funcionarios políticos en Tucumán y La Rioja que hicieron todo lo posible por impedir su búsqueda y desviar la investigación. Muchos de estos funcionarios y líderes políticos están involucrados con los grupos mafiosos. Hay testimonios de chicas que afirman haber sido abusadas por los mismos jueces y políticos que han intervenidos estos casos.

¿Cómo puede haber secuestros hoy en Argentina?
En primer lugar es imprescindible comprender que todo secuestro tiene un fin determinado. En el caso de Marita (y de otros cientos de chicas) este fin es la esclavitud para la prostitución, y este negocio existe porque hay una fuerte demanda. Secuestrar a una persona no es fácil, requiere muchos recursos y una logística particular. Es prácticamente imposible hacerlo a espaldas de la policía.

¿Cómo funcionan estos grupos mafiosos?
La clave está en quién tiene el control del territorio; quien lo tiene puede administrar el tráfico (personas, drogas, armas, autos, etc). Nadie controla un territorio tan grande como el noroeste argentino sólo. Estos grupos funcionan como redes, trasladándolas de provincia en provincia; intercambian recursos y mercancías. Puesto que este control de territorio no puede hacerse a espaldas de la fuerza pública (como la policía, ya que ésta es la principal fuerza de seguridad que controla el territorio en nombre del Estado) es habitual encontrar policías involucrados, y estos suelen actuar obedeciendo órdenes de superiores tales como funcionarios judiciales y políticos que se relacionan con las bandas o forman parte de ellas. Pero además la impunidad alcanza tal grado que estas redes tienen en la Argentina una plataforma desde la cual operan internacionalmente, traficando chicas al primer mundo.

¿Hay otros casos como el de Marita?
Si. Cada vez son más las denuncias que recibimos. Sólo en Tucumán hay cerca de 70 denuncias de desaparición de niñas en los últimos 5 años. En La Rioja desapareció en abril del 2005 Ramona Mercado (13 años), y en agosto del 2004 desapareció la ciudadana suiza Annagreth Würgler (23 años); en en julio del 2004, en Entre Ríos, desapareció María Fernanda Aguirre (13 años); en La Pampa desapareció en febrero de 2004 Andrea López (23 años); en Bariloche desapareció la ciudadana alemana Nikola Henkler (28 años) en diciembre de 2002. Las pistas de todos estos casos señalan que el fenómeno es el mismo. Y parte de esto se sabe gracias a las chicas recuperadas que a pesar del calvario que han vivido tienen la valentía de brindar su testimonio. Un dato no menor es que en general estas redes de trata y tráfico apuntan a captar o secuestrar chicas de condición muy humilde ya que pertenecen a un grupo social vulnerable debido a que sus familias no suelen tener recursos para buscarlas por todo el país. Sin embargo, el nivel de impunidad es tan elevado que el secuestro se ha extendido a mujeres de otros estratos sociales más altos, e incluso extranjeras, desafiando con su impunidad directamente a otros gobiernos.

¿Cómo logran retenerlas y que no se escapen?
Es importante comprender que el secuestro es el método más violento y el menos frecuente. Por lo tanto es el que más riesgo tiene para los grupos mafiosos. La forma más común de captar chicas es prometiéndoles un trabajo en otra provincia de manera que puedan enviar dinero a sus hogares. Generalmente les retienen los documentos para alterar su identidad y poder venderlas de grupo en grupo, ya que ante un allanamiento pueden alegar que son mayores de edad y que están prostituyéndose por voluntad propia. Si hablan, no sólo corre riesgo su vida sino también la de sus familiares. Las chicas que pudieron escaparse cuentan historias terribles: son sometidas a torturas y amenazas de muerte contra sus familiares, que muchas veces se cumplen.

¿Cómo se puede colaborar en la búsqueda de Marita Verón?
Hay que preguntarse porqué la sociedad Argentina ha permitido el comercio y esclavitud de mujeres para la prostitución. La respuesta está -en parte- en el nivel de impunidad con el que vivimos desde hace décadas. Si los gobiernos han estado ausentes ello no implica que el ciudadano también lo esté. Cualquier persona que conozca algún dato sobre el destino de Marita, o sobre cualquier otra chica que está siendo sometida a la prostitución en contra de su voluntad, puede contactarse con la familia Verón por email a la Fundación María de los Angeles Verón.

Necesitamos encontrar a Marita y sólo podemos hacerlo con su ayuda.