Home / ¿Quién es Marita Verón?

¿Quién es Marita Verón?

¿Quién es Marita Verón?

Es una joven que fue secuestrada en la esquina de su casa el 03 de abril de 2002, cuando tenía 23 años. En aquel momento, su hija Micaela, tenía 3 años. Hoy aún la espera. Había terminado el secundario y trabajaba para mantener a su familia.

¿Quienes están involucrados en su secuestro y desaparición?

Se sabe que la policía de Tucumán no cuenta todo lo que sabe. Hay policías que la vieron y lo niegan. Hay funcionarios políticos en Tucumán y La Rioja que hicieron todo lo posible por impedir su búsqueda y desviar la investigación. Muchos de estos funcionarios y líderes políticos están involucrados con los grupos mafiosos. Hay testimonios de chicas que afirman haber sido abusadas por los mismos jueces y políticos que han intervenidos estos casos.

¿Cómo puede haber secuestros hoy en Argentina?

En primer lugar es imprescindible comprender que todo secuestro tiene un fin determinado. En el caso de Marita (y de otros cientos de chicas) este fin es la esclavitud para la prostitución, y este negocio existe porque hay una fuerte demanda. Secuestrar a una persona no es fácil, requiere muchos recursos y una logística particular. Es prácticamente imposible hacerlo a espaldas de la policía.

¿Cómo funcionan estos grupos mafiosos?

La clave está en quién tiene el control del territorio; quien lo tiene puede administrar el tráfico (personas, drogas, armas, autos, etc). Nadie controla un territorio tan grande como el noroeste argentino sólo. Estos grupos funcionan como redes, trasladándolas de provincia en provincia; intercambian recursos y mercancías. Puesto que este control de territorio no puede hacerse a espaldas de la fuerza pública (como la policía, ya que ésta es la principal fuerza de seguridad que controla el territorio en nombre del Estado) es habitual encontrar policías involucrados, y estos suelen actuar obedeciendo órdenes de superiores tales como funcionarios judiciales y políticos que se relacionan con las bandas o forman parte de ellas. Pero además la impunidad alcanza tal grado que estas redes tienen en la Argentina una plataforma desde la cual operan internacionalmente, traficando chicas al primer mundo.

¿Hay otros casos como el de Marita?

Si. Cada vez son más las denuncias que recibimos. Sólo en Tucumán hay cerca de 70 denuncias de desaparición de niñas en los últimos 5 años. En La Rioja desapareció en abril del 2005 Ramona Mercado (13 años), y en agosto del 2004 desapareció la ciudadana suiza Annagreth Würgler (23 años); en en julio del 2004, en Entre Ríos, desapareció María Fernanda Aguirre (13 años); en La Pampa desapareció en febrero de 2004 Andrea López (23 años); en Bariloche desapareció la ciudadana alemana Nikola Henkler (28 años) en diciembre de 2002. Las pistas de todos estos casos señalan que el fenómeno es el mismo. Y parte de esto se sabe gracias a las chicas recuperadas que a pesar del calvario que han vivido tienen la valentía de brindar su testimonio. Un dato no menor es que en general estas redes de trata y tráfico apuntan a captar o secuestrar chicas de condición muy humilde ya que pertenecen a un grupo social vulnerable debido a que sus familias no suelen tener recursos para buscarlas por todo el país. Sin embargo, el nivel de impunidad es tan elevado que el secuestro se ha extendido a mujeres de otros estratos sociales más altos, e incluso extranjeras, desafiando con su impunidad directamente a otros gobiernos.

¿Cómo logran retenerlas y que no se escapen?

Es importante comprender que el secuestro es el método más violento y el menos frecuente. Por lo tanto es el que más riesgo tiene para los grupos mafiosos. La forma más común de captar chicas es prometiéndoles un trabajo en otra provincia de manera que puedan enviar dinero a sus hogares. Generalmente les retienen los documentos para alterar su identidad y poder venderlas de grupo en grupo, ya que ante un allanamiento pueden alegar que son mayores de edad y que están prostituyéndose por voluntad propia. Si hablan, no sólo corre riesgo su vida sino también la de sus familiares. Las chicas que pudieron escaparse cuentan historias terribles: son sometidas a torturas y amenazas de muerte contra sus familiares, que muchas veces se cumplen.

¿Cómo se puede colaborar en la búsqueda de Marita Verón?

Hay que preguntarse porqué la sociedad Argentina ha permitido el comercio y esclavitud de mujeres para la prostitución. La respuesta está -en parte- en el nivel de impunidad con el que vivimos desde hace décadas. Si los gobiernos han estado ausentes ello no implica que el ciudadano también lo esté. Cualquier persona que conozca algún dato sobre el destino de Marita, o sobre cualquier otra chica que está siendo sometida a la prostitución en contra de su voluntad, puede contactarse con la familia Verón por email a la Fundación María de los Angeles.

Necesitamos encontrar a Marita y sólo podemos hacerlo con su ayuda.

Queremos que nos devuelvan a Marita. Seguiremos luchando desde la Fundación María de los Angeles para recuperarla de las redes de trata y explotación sexual que la arrancaron de nuestros brazos.

El sitio contiene información sobre la investigación del secuestro y desaparición en San Miguel del Tucumán, Argentina, el 3 de abril de 2002. Los datos provienen principalmente de fuentes judiciales y periodísticas, en particular del juicio oral que se sigue en Tucumán, Argentina.

Este blog es una actualización de www.casoveron.org.ar, una publicación realizada entre 2005 y 2008 por la familia de María de los Angeles Verón con ayuda del Programa Nacional de Lucha Contra la Impunidad (Secretaría de Derechos Humanos de la Nación) y la colaboración de periodistas que realizan el seguimiento del juicio en las redes sociales

La información utilizada proviene de fuentes judiciales y periodísticas. Ayúdenos a difundir nuestra  lucha participando en este sitio y reproduciendo su contenido.

Resumen del caso

María de los Ángeles Verón tenía 23 años al momento de ser secuestrada el 3 de abril de 2002.

Hasta aquel entonces vivía con su pareja, David Catalán. Tuvieron una hija llamada Sol Micaela. Juntos habían instalado un negocio que comenzó como despensa y fue ampliando hasta un mercadito, con amplia gama de productos. Era un barrio nuevo (Gráfico II), hacia el norte de la ciudad de Tucumán, en Villa Mariano Moreno.

Tenía una vecina, Patricia Soria, que era enfermera de la Maternidad de San Miguel de Tucumán y le sugirió que no gaste dinero para ponerse un DIU ya que ella tenía un novio que era jefe de personal, un tal Miguel Ardiles, quien la recomendaría para evitar las largas esperas en ser atendidos. “Allí sólo tenés que pagar 20 pesos”, le dijo. Ella confiaba que todo saldría bien y también tenía en cuenta que el médico particular le cobraba 315 pesos y en la Maternidad sólo debía pagar 20 pesos. Fue, buscó a Ardiles, él la hizo anotar con la enfermera, la atendió el médico Tomás Rojas, quien le indicó un Papanicolau y una radiografía de ovarios. La citaron para el día siguiente y le dijeron que debía llevar su documento de identidad para que se lo sellen, cuestión con la que fue muy insistente. “Quedate tranquila., mamá. Cuando tenga que hacerme los estudios vos me acompañás”, le comentó a su madre, Susana Trimarco.

Susana tuvo el presentimiento de que algo no estaba bien y al ver que Marita no regresaba a la hora que había dicho que lo haría, salió con su esposo a buscarla a la Maternidad donde descubrió que el tal Ardiles era personal de limpieza y que todo había sido un engaño. La buscó por las calles aledañas y por las calles del centro sin resultados. Decidió hacer la denuncia y aunque al principio no quisieron tomársela, a fuerza de insistencia logró dejarla asentada. No había llamado ni a sus amigas de su grupo más íntimo. Tampoco los familiares sabían nada.

Preguntando por la zona roja de su ciudad, recibieron la primera pista de que Marita podía estar en La Rioja mientras la policía y la justicia desviaban la investigación o les hacían seguir pistas falsas.

En esa provincia comenzaron a aparecer indicios más fuertes y testigos que afirmaban haber visto a Marita o haber estado con ella. Con el testimonio de una víctima rescatada de la casa de Daniela Melhein, Fátima M., empezaron a surgir nombres como Liliana Medida, gran madama que regenteaba varios prostíbulos de la provincia, sus hijos Gonzalo Gómez y el Chenga Gómez, que también estaban en el “negocio familiar”. Fátima sostuvo haber dormido junto a Marita en la casa de Melhein en Yerba Buena, Tucumán, a donde había sido trasladada desde La Rioja y luego vuelta a trasladar, según afirmó Fátima.

La Justicia de La Rioja demoraba los procedimientos y por eso Susana, en 2003, le solicitó al entonces Ministro de Justicia y Seguridad de la Nación, Dr. Gustavo Béliz, que gestionara la intervención de Gendarmería. En el primer allanamiento que se hace con ellos, encontramos a Andrea R., quien se hallaba secuestrada y era oriunda de La Pampa. Ella dijo que compartió cautivero con Marita, y a quien vio ser amenazada por Liliana Medina con que iban a matar a su hija Micaela y a su madre.

Otra víctima que logró escapar en mayo de 2003 de la casa de Medina, Andrea D., afirmó haber estado presente el día que llevaron a Marita a La Rioja y declaró que ella le comentó que había dejado una bebé con su mamá. Ella también aseguró haber visto cómo la llevaban a la peluquería para teñirla de rubio y cómo le colocaban lentes de contacto de color claro.

El juicio

El 8 de febrero de 2012 comenzó en Tucumán el proceso con 13 imputados:

  • Daniela Milhein, acusada de retener a Marita en su casa de Yerba Buena, Tucumán
  • Alejandro Gonzalez, esposo de Milhein, acusado de ser el entregador de Marita a un prostíbulo en La Rioja.
  • Liliana Medida, administradora de varios prostíbulos de La Rioja, acusada de retener a Marita bajo amenaza y de obligarla a ejercer la prostitución.
  • Victor Rivero, acusado de conducir el auto que se usó para secuestra a Marita
  • María Inés Rivero, acusada de dar la orden del secuestro desde la remisería.
  • Pascual Andrada, policía de La Rioja, acusado de distribuir a las víctimas de trata en diferentes prostíbulos de la provincia.
  • Gonzalo Gomez, hijo de Liliana Medina,
  • Chenga Gomez, otro hijo de Liliana Medina,
  • Mariana Bustos, esposa de Chenga,
  • María Azucena Marquez, también llamada Claudia,
  • Carlos Luna,
  • Cinthia Gaitán, esposa de Luna,
  • Humberto Derobertis, encargado del prostíbulo El Desafío,

El martes 9 de octubre de 2012 se inició la etapa de los alegatos.

Luego de varias postergaciones, el 10 de diciembre de 2012 el Tribunal compuesto por los jueces Eduardo Antonio Romero Lascano, Alberto Piedrabuena y Emilio Herrera Molina dictaron la absolución de los 13 imputados.

Los abogados de la familia Verón presentaron inmediatamente la apelación en la Cámara de Casación, al tiempo que hicieron un pedido de Juicio Político a los magristados, por mal desempeño al maltratar y discriminar a las víctimas durante su declaración testimonial en el proceso.

La apelación en la Corte Suprema Tucumana fue a favor de la familia Verón, señalando como culpables a 10 de los imputados (María Jesús Rivero y su hermano fueron absueltos, y Liliana Medina murió en prisión por otra causa antes de que se conociera esta decisión). Además agregó en su dictámen que fuera un nuevo tribunal quien brindara la condena para cada uno de ellos.

El 8 de abril de 2014, los camaristas Emilio Páez de la Torre, Dante Ibáñez y Juana Juárez dictaron la condena de 22 años de prisión a José “Chenga” Gómez y a Gonzalo Gómez; de 18 años a Daniela Natalia Milhein y Alejandro Gómez; 17 años a Carlos Alberto Luna y Domingo Pascual Andrada; de 15 años a Azucena Márquez; de 12 años a Humberto Derobertis; y de 10 años a Mariana Bustos y Paola Gaitán.

Todos los condenados debían esperar la sentencia firme cumpliendo prisión preventiva, excepto Gaitán, quien cumplió prisión domiciliaria. Pero fueron liberados, en su totalidad, hasta que la sentencia quedara firme.
El viernes 4 de noviembre de 2016 la Corte Suprema de Tucumán publicó su rechazo a la apelación de los delincuentes, por lo que los abogados de la familia Verón pidieron inmediatamente la prisión de todos los condenados.

 

3 comentarios

  1. Increible que estas cosas asquerosas pasen ,la pena mas alta para estos desalmados por favor justicia.

  2. yessenia gallardo

    Hola Soy de Bariloche, mi amiga Micaela Bravo desaparecio el dia 23 de marzo de el predio del jardín donde ese dia llevó a su sobrina, eran aproximadamente las 14:00 hs, de ese dia.no sabemos mas de ella!!!!! Podran ayudarnos a difundir?????

  3. No se puede ser mas hijo de puta. Seguramente todas esas mierdas se van a morir sin decir la verdad, seguramente saben y Marita esta viva, esta gente no piensa en nada, ella dejo una nena de 2 años esperandola. Pero el ser humano es una cagada, piensa el el propio bien.
    En Argentina falta justicia, nadie es capaz de abrir la boca y terminar con todo de una buena vez por todas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *